Solsticio de Invierno

December 24, 2017

 El hemisferio norte da la bienvenida oficial al invierno.

 

 

Este 21 de diciembre tubo lugar el solsticio de invierno, que coincide con el momento astronómico en que empieza la nueva estación. Aunque en realidad el solsticio de invierno dura solo un instante, y este año se produjo el pasado jueves 21 de diciembre a las 17 horas y 28 minutos, que es cuando comenzó oficialmente el invierno y que también nos trajo la noche más larga del año y el día con menos horas de luz.

 

En el solsticio de invierno el Sol se sitúa en el punto más alejado del ecuador del planeta y el día y la noche alcanzan su máxima diferencia de duración. La luz solar dura en esta jornada sólo siete horas, 49 minutos y 41 segundos, mientras que el día más largo del año, en verano, puede prolongarse hasta más de nueve horas.

A partir hoy, las noches se irán acortando y, poco a poco, aumentarán las horas de luz.

 

En la jornada en que se produce el solsticio de invierno el Sol alcanza su máxima declinación Sur (-23º 27′) y durante varios días su mayor altura al mediodía no varía, de ahí que a esta circunstancia se le llame solsticio (“Sol quieto”) de invierno. Durante esta estación, a caballo entre 2017-2018, el cielo matutino estará dominado por Marte, Júpiter y Saturno, mientras que el vespertino lo hará por Urano, al que se unirá Venus a mediados de febrero.

 

El invierno ya llegó y empieza la Navidad para celebrar ese momento. El supuesto nacimiento de Jesús fue situado el 25 de diciembre probablemente para que coincidiera con el solsticio de invierno. Pero lo cierto es que esta celebración se practica desde tiempos inmemoriales (algunos investigadores apuntan a la Edad de Piedra) y tomó relevancia entre las tribus celtas, que se basaban en un calendario lunar que daba especial importancia tanto a los solsticios como a los equinoccios. De ahí viene que los años se dividan en cuatro estaciones.

 

 Stonehenge, conocido como "El Templo del Sol", tiene unos 5.000 años de antigüedad y en él se celebra además el solsticio de verano, cada 21 de junio, según marca el ancestral calendario druida.

El monumento prehistórico, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1986, es un semicírculo, y los arqueólogos nunca han podido confirmar si fue un círculo perfecto.

 

Miles de personas, varias de ellas caracterizadas de druidas, acuden cada año al monumento de Stonehenge en Inglaterra para ver el amanecer con motivo del solsticio de invierno, el día más corto del año en el hemisferio norte.

 

Asimismo, diciembre es uno de los meses donde hay más probabilidades de ver este fenómeno natural conocido como auroras boreales, aunque no se producen en una fecha concreta. Se produce por cambios bruscos en el campo magnético del Sol dejando caer una gran cantidad de energía en el espacio. Aunque son frecuentes en los países escandinavos, no es imposible verlas en España. No obstante, la última tuvo lugar en 1989 en Galicia.
 

Los Solsticios han representado desde tiempos inmemoriales un misterio y, a la vez, una fecha de gran significado para todas las culturas, es así que en la actualidad se reconocen 40 fiestas asociadas al Solsticio de Invierno, en culturas tan disimiles como distantes entre sí, tal como Inca,Maya, Babilonia, Judea, Romana, Pakistaní, Hindú, Celta y muchas más. En todas ellas, el fuego formaba parte esencial del ritual de celebración, como una forma de representar la lucha del hombre en contra de la oscuridad.

 

Es más, en muchas de estas civilizaciones su arquitectura se basaba en fundamentos astronómicos, siendo el Solsticio de Invierno la clave de estos, tales como Stonehenge (GranBretaña) y Newgrange (Irlanda), Machu Pichu o la “simple” urbanización en los pueblos Incaicos, en la cual la distribución de los edificios, calles, y casas sigue un orden determinado por los astros.

 

 

Para entender la especial relevancia que ostenta la celebración del Solsticio en la Masonería nos debemos remontar a la antigua Roma, a la celebración del Dios JANO (Janus), representativo del Sol, quien presidía los comienzos, las iniciaciones y en particular el ingreso del Sol en los dos hemisferios celestes. Es así, que la tradición y mitología romana celebraba el Solsticio de Invierno la fiesta del “Sol Invicto”, la cual representaba la prevalencia del Sol – la Luz – sobre la Noche – La oscuridad, ya que era el inicio del retroceso de la oscuridad sobre la humanidad y el renacer de la vida adormecida en la época del frío, de la hambruna, de la carencia. De ahí  el origen Pagano de la Navidad.

 

El Equipo de Indart os desea:

 

Felices Fiestas

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Postura Corporal & Yoga

November 19, 2017

1/1
Please reload

Entradas recientes

January 19, 2018

December 24, 2017

November 19, 2017

Please reload

Archivo