AEnB2Uqk6vVT_ye5rvMYQN4L25c5p_Q_wx6pbCmd

Dieta Crudivegana

Horario

Visitas concertadas de lunes a viernes.

Tarifa

Visita  60min 50€

Bono 4 Visitas 60min 190€

Visita  90min 65€

Bono 4 Visitas 60min 240€

 

Incluye:

+ Test Bio Nutricional y entrega de resultados

+ Elaboración de Dieta personalizada

+ Recomendaciones de Complementos Naturales

+ Listado de alimentos recomendados 

+ Listado de menús recomendados

+ Apoyo Personal & Terapéutico

+ Reeducación alimentaria 

+ "Mindfuleating" Alimentación Consciente

El crudiveganismo es una dieta basada en alimentos crudos de origen vegetal. Excluye todos los productos de origen animal, y todos los alimentos que para consumirse necesiten ser sometidos a cocción. Forman parte de ella verduras y frutas, frutos secos, cereales y legumbres germinados, otras semillas, aceites vegetales, algas marinas, setas y sus combinaciones y preparados. Existen modalidades aún más restrictivas de esta dieta, como por ejemplo, la alimentación a base de frutas, llamada frutarianismo o frugivorismo.

Se refiera a la alimentación basada en alimentos de origen vegetal que no han sufrido cocción, definindo esta como un proceso de calentamiento que supera los 46.7 °C de temperatura.Temperaturas superiores desnaturalizan las proteínas, desactivan los enzimas, destruyen algunas vitaminas y modifican otros nutrientes. Los cereales y legumbres se consumen tras remojarlos o germinarlos, ya que este proceso los ablanda y activa sus enzimas. Es necesario tener en cuenta que algunas semillas, por ejemplo la soja, las almortas o los altramuces son tóxicos si no se cocinan. Otros, como las almendras dulces, pueden sintetizar sustancias tóxicas si germinan en presencia de luz. 

El crudiveganismo puro promueve:
El predominio en la dieta de alimentos con el menor procesamiento posible, frescos, no refinados, , maduros y no tratados con pesticidas químicos. Admite los alimentos deshidratados por medio de exposición al aire o al sol. Aconseja evitar los que contienen almidón, como las patatas y los cereales sin germinar.
Consumir equilibradamente frutas dulces, hortalizas, vegetales grasos como el aguacate, semillas oleaginosas remojadas, aceites vegetales, germinados de cereales, de legumbres y de otras semillas, algas y fermentados, tratando de combinarlos adecuadamente en cada ingestión.